“No me alegro por la muerte de nadie”: madre de la joven víctima de Edmundo Chirinos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Caracas, Notihoy, (Sucesos) - A las 6:00 de la mañana de este sábado, en su penthouse de Sebucán, se produjo el deceso del siquiatra Edmundo Chirinos, condenado en el 2010 por la muerte de la estudiante de Comunicación Social Roxana Vargas, joven paciente del especialista, con quien sostuvo una relación sentimental.

EdmundoC

Durante su estadía en Yare 3 sufrió un accidente cerebrovascular, que minó considerablemente sus condiciones físicas, además de las secuelas propias de la diabetes y de una severa neumonía que padeció hace dos semanas, cuadro médico que obligó su hospitalización en un clínica capitalina.

“Él sufrió mucho y se portó como un hombre, estaba muy grave, ya inválido”, reconoció el penitenciarista y amigo personal del siquiatra, Elio Gómez Grillo, quien confirmó su fallecimiento por causas naturales. Agregó —al momento de indicar que su cuerpo será velado en el cementerio del Este, y posteriormente será cremado—, que sus amigos y seres queridos “defenderemos su memoria”.

Chirinos se encontraba cumpliendo casa por cárcel desde el ocho de marzo de 2012, luego que la corte de apelaciones número 2 de Caracas le otorgara una medida menos gravosa. Cumplía una pena de 20 años de prisión, al comprobarse su culpabilidad en la muerte de Roxana Vargas Quintero, cuyo cuerpo fue hallado el 14 de julio de 2008 en un sector baldío de Parque Caiza.

“En mi alma, en mi espíritu, nunca he sentido ni rabia ni odio por él. No me alegro por la muerte de nadie. Que Dios se encargue de él, sabrá donde debe estar. Siempre pedí justicia, que el crimen de mi hija no quedara impune y que él estuviera privado de libertad hasta que se lo llevaran de este mundo”, afirmó Ana Quintero, madre de la víctima de Chirinos.

EdmundoChirinos

En medio de un precario estado de salud, el fundador de la escuela de psicología de la UCV dedicó sus últimos meses de vida a pedir a los tribunales capitalinos se levantara la condena suscrita en su contra por la juez Fabiola Gerdel.

“La última vez que lo vi estaba en silla de ruedas y se veía muy demacrado, pero ese fue su castigo por la cantidad de mujeres a las que les hizo daño con sus curas de sueño y sus violaciones”, indicó Quintero, quien desde el momento de la desaparición de su hija jamás dudo en señalar al reconocido especialista como el único responsable.

Durante el juicio en su contra fueron evacuadas más de 70 pruebas, además de mil 200 fotografías de mujeres pacientes, totalmente desnudas, abusadas por el condenado, mientras se encontraban sedadas. Una de los principales indicios de la relación entre Chirinos y la joven Quintero fue un relato de la víctima, realizado en un blog virtual:”Hoy es el día en que la relación con el doctor Edmundo Chirinos y yo terminó (...) solo se acostó conmigo y luego sintió que era mucho para él y no quería verme más”.

Con información cortesía de Panorama.com.ve

Última Hora

Regístrate

Regístrate y recibe nuestro Resumen de Noticias